Páginas vistas en el último mes

miércoles, 15 de febrero de 2012

La cultura del Panchito


Las descripciones hacia los inmigrantes de origen latinoamericano se popularizaron años atrás en España gracias a series cómicas cuyos personajes tenían algún empleado de dicha procedencia y al que explotaban de una u otra manera;  hasta resultaba gracioso que mencionaran en televisión a un Machu Pichu, a un Panchito, o a un peruano. Queremos creer que la intención de los guionistas no era la de mofarse sino la de hacer una pequeña denuncia de algo que realmente sucede; el abuso por parte de ciertas personas a quienes no les importa nada que otros vivan en condiciones infrahumanas.
Lo cierto es que este mensaje estuvo lejos de llegar a la masa de la población, ya que lo que se absorbió fue lo gracioso del adjetivo gentilicio peyorativo, terminando por “normalizar” y popularizar el uso de términos que hacen daño, que sientan las bases de la xenofobia, que alejan aún más las posibilidades de integración social de aquellos que venimos a ganarnos la vida lejos de casa.

A menudo escucho: “Ésto está lleno de moros y de rumanos”, “Nos vienen a quitar el trabajo” o frases como “el problema de la inmigración”. Y sí, es evidente que hay un problema, y radica en que alguna vez el éxodo se inició aquí, y que nuestros antepasados se tuvieron que ir al extranjero a ganar el pan, y lo hicieron trabajando; hay un problema, nuestra incapacidad de ver que el que viene de afuera tiene una historia a cuestas; hay un problema, la falta de perspectiva, descreyendo que en un futuro probable nos veamos yendo a buscar trabajo al exterior, soñando con una vida digna y llena de respeto y consideración. Hay un problema. Nosotros.
Creemos en la igualdad de derechos y obligaciones, en el respeto hacia los demás, sea cual sea su procedencia, religión, pensamientos u opiniones. Estamos convencidos de que todo puede ser diferente si cambiamos de actitud, si aceptamos que el neonomadismo es inherente al ser humano, y que la bondad y la maldad no se corresponden con el color de la piel, sino con lo que se aprende en casa.



L.O.H.ES.PO.



No hay comentarios:

Publicar un comentario